La biblioteca del “terror”:

Cuando entras por primera vez en la sala de estudio de la biblioteca municipal de Portugalete un escalofrío te recorre el cuerpo. Lo primero que llama la antención son las paredes, agrietas y oscurecidas por el paso de los años, decoradas con dos carteles escritos a mano que piden silencio. En cuanto atraviesas el marco de la puerta y echas un corto vistazo los ojos se detienen frente a unos cubos que reposan apoyados contra una pared, que no sabes qué función tienen pero que en cuanto llueve un poco enseguida lo averiguas, sirven para recoger el agua que cae de una gotera, que en vez de una gotera parece un cañeria.

A pesar de todo, si al final decides sentarte, en el primer descanso que hagas te fijaras en las ventanas que, seguramente, no han sido cambiadas desde que se hizo el edificio. Otra de las muchas deficiencias que tiene es el sonido que hacen las luces, es como ponerte a estudiar con un frigorífico de los antiguos al lado.
Todas estas deficiencias no se ven equilibradas por un buen horario, ya que la biblioteca abre de 10 a 13:15 por la mañana y de 16:30 a 20:00 por la tarde, un horario que, a todas luces, se queda lejos de cubrir las necesidades de estudio de los portugaluj@s.

Sin embargo, nos quejamos de vicio, en el aula joven de San Roque hay un aula de estudio nueva. Pero como somos así, también la encontramos algunos fallos a semejante lujo. La zona de ordenadores y de juegos de los niños se encuentran justo al lado, con solo una puerta de cristal de separación. Así que, sin mucho esfuerzo, se pueden escuchar perfectamente las conversaciones acaloradas  (a gritos) que tienen. Sin embargo el ayuntamiento tuvo la precaución de diseñar el edificio para gastar lo menos posible en luz y en calefacción poniendo unos ventanales enormes en lugar de paredes. La luz se agradece pero cuando los apuntes se empiezan a emborronar por las gotas de sudor que se escurren por la cara deja de ser tan idílico, por no mencionar que si estas mas de dos horas sentado te levantas tan empapado en sudor como si hubieras estado 2 horas haciendo deporte.

Las fotos publicadas corresponden a la sala de estudio de la bibliteca municipal

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Denuncia tu causa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario