MIRANDO A LA SOLUCION

Sare PortugaleteVictor Hugo dijo de los vascos: “son el pueblo que canta y baila a ambos lados de los Pirineos”.

Hemos querido recordar a este gran escritor, puesto que hoy se ha celebrado la Conferencia Humanitaria por la Paz en la sala con homónimo nombre de la Asamblea Nacional Francesa. Conferencia organizada por Bake Bidean y La liga de Derechos Humanos.

Es representativo la diversidad que entre todos los firmantes han conseguido reunir en torno a la declaración “Paris pour la paix”. Una serie de nombres, de muchos ámbitos e ideologías. Han conseguido plasmar con esas 100 firmas la pluralidad de la sociedad francesa. Han mostrado su acuerdo diferentes personalidades que representan a todos los partidos políticos, asociaciones que trabajan en favor de los derechos humanos, escritores, artistas, abogados, médicos,…Han sido capaces de ponerse de acuerdo en torno a una reivindicación común, superando ideologías, enriqueciendo la declaración. Se han unido para pedir a los Estados Francés y Español que creen las condiciones para la solución del conflicto vasco. Les unen el respeto de los Derechos Humanos y la promoción de la paz, y para ello han hecho una serie de reivindicaciones.

Nos parece importante, que las personalidades que han participado en la conferencia hayan reivindicado el fin de la dispersión y la libertad de los presos enfermos como parte imprescindible para la resolución. Creemos firmemente que los presos deben participar en la construcción de la paz, en la resolución. Es innegable que el problema de los presos necesita de una solución, y al mismo tiempo, ellos y ellas también deben ser agentes activos en la búsqueda de la paz.

Durante la comparecencia han hecho mención una y otra vez al tema de la dispersión. Brian Currin a tachado de incomprensible que los estados español y francés apliquen la dispersión. Es incomprensible porque no se puede explicar. No se puede entender algo que a día de hoy no tiene explicación. ¿Qué explicación tiene obligar a madres, amigas, tíos o parejas a recorrer miles de kilómetros para poder visitar al preso que quieren?

Hoy en día son 91 los presos y presas dispersadas a lo hacho y largo del estado francés. De media, los familiares y amigos de estos presos tienen que recorrer 688 kilómetros para poder verlos, y otros tantos para volver a sus casas. Solamente el 10% de estos presos se encuentra a menos de 400 kilómetros de sus casas, y un %43,68 a más de 800. Cientos de personas, familiares y amigos de estos 48 presos dispersados a tan largas distancias, son obligados a viajar durante más de 9 horas para poder estar junto a esa persona que quieren. Si reparamos al despilfarro económico que estos viajes suponen a familiares y amigos, subrayar que de media gastan unos 250 euros simplemente en lo que suponen los gastos del viaje, sin tener en cuenta alojamientos o comidas.

Entre esos 91 presos se encuentra Ibon Fernandez Iradi, preso gravemente enfermo. No podemos olvidar que el pasado mayo París decidió denegarle la petición de libertad. Ibon padece de esclerosis múltiple, enfermedad que no puede ser adecuadamente tratada en prisión, por lo que Francia vulnera gravemente unos derechos humano básicos al preso.

El Estado Francés, aún hoy, mantiene abierta la herida del sufrimiento de muchos familiares. El fin de la dispersión, sin atisbo de duda, ayudaría a cicatrizar poco a poco esa profunda herida.

El ex-primer ministro Irlandés, Bertie Ahern, ha calificado París como la capital de la esperanza. Y la declaración de hoy también nos empapa de esperanza. Hoy se ha puesto sobre la mesa el tema de los y las presas vascas, en vías de solución. Y tal como a mencionado Ahern, nosotras también estamos dispuestas a aportar todo nuestro “tiempo, ganas y buenas intenciones” en el camino hacia la paz. Para crear redes día a día, campo a campo, pueblo a pueblo, para poder aportar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Sare Portugalete. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario